¡Olvídate de piernas pesadas!

La sensación de piernas pesadas se debe a una insuficiencia venosa que puede resultar de diversos factores. De modo que se dificulta el retorno de la sangre al corazón y se produce un estancamiento en las venas. Las paredes de las venas y las válvulas son las que más afectadas se ven por este fenómeno.

¿A qué se deben las piernas pesadas?

Cuando venas pierden elasticidad y se deforman, estas válvulas no cierran bien, y la sangre, atraída por la fuerza de la gravedad, se acumula en las piernas. Así, los síntomas asociados a las piernas pesadas aparecen al final del día. Producen edemas en los tobillos y la surgen las varices. Además, sensaciones como dolor, picor y calambres, son bastante frecuentes. Otros síntomeas como  sentir una baja temperatura en las extremidades o pinchazos como de agujas en los miembros, son también típicos cuando existe una mala circulación venosa. El sedentarismo, el calor, y el uso de vestuario apretado son factores determinantes en la aparición de la insuficiencia venosa. piernas pesadas

¿Cómo puedo mejorar la circulación en mis piernas?

Por ello, queremos presentarte algunos consejos que te ayudarán a mejorar la circulación venosa y perder progresivamente esa sensación de piernas cansadas:

  1. Realiza ejercicio físico de forma regular: Caminar, correr, hacer bicicleta o natación son actividades que ayudan a ejercitar los músculos de las piernas, para mejorar así la circulación.
  2. Hazte un masaje drenante: Este tipo de masaje te ayuda a eliminar el líquido en exceso que hay en el organismo y a mejorar la circulación de las piernas.
  3. ¡Muévete!: Caminar en puntas de pie, mover los dedos, apoyarse alternativamente sobre las puntas y sobre los talones, mover las puntas de los pies hacia fuera y hacia adentro, acostarse y elevar los pies.
  4. Cuida tu vestido y tu calzado: Utilizar ropa cómoda, que no oprima y evitar llevar tacones muy altos.
  5. Vigila tu alimentación: Consumir alimentos ricos en potasio, como frutos secos o plátano, así como alimentos ricos en fibra y en vitaminas B y C. Evitar comer carne en exceso, pues la grasa no favorece la circulación saguínea.
  6. Evita las altas temperaturas: Evitar el calor directo sobre de las piernas, estufas, sol, depilación con cera caliente, te ayudará a mejorar la circulación en tus piernas.
  7. Dúchate con agua fría: Alternar el agua fría con el agua caliente en la ducha ayuda a estimular la circulación sanguínea.

Plantas que favorecen la circulación venosa

La fitoterapia es otra fuente a la que podemos recurrir en caso de sufrir de una mala circulación:
  • Existen plantas con propiedades circulatorias que ayudan a mejorar la circulación sanguínea por sus componentes fluidificantes. Disminuyen la capacidad coagulante de la sangre como el ajo, el espino blanco, el olivo, la uña de gato, el sauce o el ginkgo biloba.
  • También hay plantas diuréticas que facilitan la eliminación de líquidos sobrantes del organismo. Expulsando toxinas, consigues una sangre más fluida y limpia, como la cola de caballo, el diente de león,
  • Así como plantas con propiedades vasotónicas, que protegen los vasos sanguíneos y les aportan más flexibilidad. Como la ulmaria, el grosellero negro, el castaño de indias, la centella asiática o la vid roja.
En nuestro herbolario te ofrecemos multitud de complementos dietéticos que te ayudarán a mejorar la circulación sanguínea, de forma rápida y eficaz.

Share

Añadir un comentario

 (con http://)